Di la tuya, todos tenemos opiniones

jueves, 12 de abril de 2018

La política a los tribunales







Después de que Alemania dictaminase que el delito de rebelión no correspondía al presidente Puigdemont, ya que, no fue detectado, ni demostrado ningún tipo de violencia, el presidente fue puesto en libertad bajo fianza en espera de la sentencia sobre la malversación de fondos públicos, tal como consta en la “euroorden” interpuesta por España.

Esta medida ha sido un golpe muy fuerte para el PP, y ha demostrado su debilidad ante la denuncia y sobre todo pone en evidencia la persecución política, no, el delito al ser inexistentes.

El presidente Puigdemont en la primera intervención, nada más salir de la prisión en Alemania, pidió que el partido del PP, cambié de actitud diciendo "perseverar y no rectificar en su postura los pondrá en contra ante Europa". Y es que en España la política se hace desde los tribunales.

Y esto se vio, una vez más, cuando el juez Llarena no autorizó a Jordi Sánchez a que saliera de la prisión, no olvidamos preventiva que ningún juez lo ha condenado y, por tanto, hay la presunción de inocencia, para ser investido como presidente de la Generalitat de Cataluña. Esta semana y después de que la ONU haya hecho un informe para España, en los términos de que "no se pueden vulnerar sus derechos políticos al diputado Jordi Sánchez" veremos si lo dejan salir o no.

El PP si se enfrenta con Alemania y otros países, puede entrar en una deriva muy peligrosa, no se puede jugar a ser Quijotesco, porque todo saben que el contrario, en este caso Alemania, es más fuerte.

Se volverá más flojo políticamente como partido, cosa que aprovechará C's para acabarlo de hundir, puesto que en este momento es su peor enemigo.

Pero cuándo unos que se llaman políticos, de cultura baja o muy baja, no saben hacer política para resolver los problemas y pasan la pelota a los jueces porque los solucionan, a la larga o no tan larga se gira en contra. El juez Llarena ahora es un monstruo que no saben cómo parar, se los está ido en contra por su negativa a rectificar y tiempo si esto no es el principio del fin para el PP.

Tessa Barlo

10-04-2018

viernes, 16 de marzo de 2018

La historia se repite




(Mi último articulo en la revista "la Vall")




Vamos a hacer un poco de memoria. En 1714 la victoria del bando borbónico supuso una fuerte represión de dimensiones profundas, tanto en lo político, económico y cultural. A partir del primer momento la represión fue inmediata tanto para los militares como para los cabezas que habían participado en la resistencia borbónica. Las fuerzas de ocupación dejaron bien claro su voluntad de acabar con todo el mundo que fuera sospechoso de ser partidarios de la causa austriaca. (Hoy independentista). Los sospechosos eran encarcelados o deportados a galeras.

Símbolos propios de Catalunya y los catalanes, fueron prohibidos y sustituidos por los borbónicos. Como, por ejemplo; la censura en los libros, las cooperativas, la intervención de los gremios, formas muy intrínsecas en la forma de ser de los catalanes.
Sin embargo, donde hubo una represión más que contundente, fue en todo lo cultural y lingüista. Se formó un programa progresivo para que toda la escuela catalana fuera en habla castellana. Felipe V, firmó la real orden. La lengua significaba una diferenciación nacional significativa y también de personalidad. Por eso fue relegada a uso familiar, ahí no lo podían controlar.
Solo dejaron a Catalunya la preservación jurídica en el derecho civil y familiar y el derecho consuetudinario. Su conciencia estaba a salvo.

¿Qué nos recuerda todo lo leído? Que estamos en la misma situación. No, no hay galeras hay el artículo 155. Por es imprescindible formar gobierno, no será la Republica, pero no podemos dejar que la historia nos vuelva a destruir. La apropiación inaceptable por parte del gobierno español debe acabar.
La judicialización de la política es vergonzante para cualquier demócrata, pero están dispuestos a llevar delante de los tribunales todo aquel que no haga lo que ellos quieran. Y se han buscado un juez fiel y afín a ellos, el juez Pablo Llarena.

Son días inquietantes, días que sufrimos por Catalunya y su futuro como nación. La historia se repite dice un dicho, ahora es peor, el enemigo lleva bandera de demócrata, pero sus actos son dictatoriales.

7-02-17
Tessa Barlo

sábado, 6 de enero de 2018

Seguridad ciudadana




Ante el aumento de robos que se están produciendo en los últimos meses e incluso añadiría en los dos o tres últimos años en diferentes poblaciones más o menos pobladas, y por supuesto en las urbanizaciones, se están efectuando reuniones a los ciudadanos por parte de los ayuntamientos y cuerpos de seguridad, a fin, de que entre todos podamos acabar con esta lacra. Tengamos en cuenta que, en estas fechas navideñas, las familias bien por vacaciones o por visitas a sus familiares, migran de un lugar a otro dejando sus casas vacías.

El punto de partida para la seguridad es siempre poner una alarma, pero en el caso de torres a cuatro vientos, es ponerla en su totalidad. Por nuestra seguridad y la de nuestros seres queridos, ya que muchas veces entran en los domicilios estando las familias dentro, ya que la alarma está apagada.
Hay diferentes tipos de alarmas en el mercado, podemos escoger la adecuada para cada vivienda a fin de que sea efectiva.

Poner cámaras en los domicilios e incluso en las calles, seria una forma de frustrar las intenciones de los ladrones. En este punto topamos con la burocracia porqué el ayuntamientos y cuerpos de seguridad, por la ley que garantiza la privacidad de los ciudadanos, han de pedir permiso a la Generalitat, hay que situalas y colocarlas por unas causas muy específicas. ¿Qué garantía tenemos? Qué las imágenes solo pueden ser visualizadas por la policía.

La iluminación seria otro factor necesario para la seguridad. Sé que son momentos difíciles y que los presupuestos de los ayuntamientos no pasan por el mejor momento, pero, ante precariedades a lo mejor tenemos que poner en marcha la imaginación. Que ningún rincón quede sin luz.

Los cuerpos de seguridad instan a los residentes a la calma i actuar con serenidad. En diferentes poblaciones se organizan los propios vecinos para vigilar durante horas, especialmente las nocturnas. La sugerencia es que estén bien organizados sabiendo a lo que se exponen, siempre con la aprobación de los agentes de seguridad. Hay que hacerse esta pregunta; ¿el que y el cómo? Tanto mossos como policía local cada uno en su ámbito tienen la experiencia necesaria para contestar a ambas.

Vivir tranquilos en nuestras casas es garantía de nuestra seguridad.

Tessa Barlo