Di la tuya, todos tenemos opiniones

miércoles, 6 de marzo de 2019

El juicio



El Tribunal Supremo sienta en el banquillo de los acusados a doce de las dieciocho personas encausadas, puesto que, cinco son de la mesa del parlamento y Maria Moya de la CUP, serán enjuiciadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Después de un año de prisión preventiva, donde se ha negado la liberación de los prisioneros y prisioneras, argumentando que se ha intensificado el riesgo de fuga, alegando tener todo un movimiento o plataforma independentista al extranjero. Por fin, el doce de febrero empieza el juicio. Un juicio muy esperado sobre todo por los mismos internos. Por primera vez se podrán expresar con su voz y en todo el mundo todos los hechos que sucedieron, sobre todo el 1-O, pero también los hechos ante 20-09 ante las puertas del departamento de Economía y, que afectan los dos Jordi.

La fiscal general del Estado, María José Segarra, afirmó muy contenta, que el juicio sería televisado y en directo, ofreciendo de este modo credibilidad y transparencia. Pero, negando a los observadores internacionales su presencia en la sala. Todos sabemos que no es lo mismo, la televisión ofrece un plano cerrado, no en su amplitud, por lo tanto, se pierden muchos detalles que pueden ser significantes.
La sombra de Estrasburgo los inquieta, aparte de todas las irregularidades en la fase de instrucción por el juez Llarena, ahora tenemos a VOX, que ejerce de acusación popular, partido de ultraderecha, así como la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

No nos olvidamos de que queda pendiente el juicio de los mossos de Escuadra, todo hace pensar que una vez acabe este juicio, la Audiencia Nacional, haría la vista oral contra la cúpula de los mossos de Escuadra. El mayor Josep Lluís Trapero, el exsecretario general de interior, César Puig, el exdirector de los mossos de Escuadra, Pere soler y la intendente Teresa Laplana.

Empieza la función, pero, aquí el telón cuando baje puede ser la prisión.

Tessa Barlo
Febrero- 2019

 
 


domingo, 6 de enero de 2019

Boletín cultural nov-dic-2018


Huelga de hambre

Las huelgas de hambre durante el último siglo han sido constantes. Cuando una persona llega a este extremo, es porque todas las demás vías de solución al problema político han sido agotadas.
Ejemplos:

- El político y también cura, Lluís Maria Xirinacs, llevo a cabo varias huelgas de hambre como protesta de las políticas franquistas. La primera fue en Montserrat. reivindicando la separación de la Iglesia y el Estado. En una carta póstuma Xirinacs dijo: “España tiene un esclavo menos”
- J. I. de Juana Chaos, exmiembro de ETA, durante su encarcelamiento tuvo varios episodios de huelga de hambre, consideraba que le efectuaban una cadena perpetua encubierta, ya que después de cumplir su condena, 17 años, fueron alargando su estancia en prisión alegando diferentes motivos.
- Uno de los más admirados y reconocidos mundialmente fue Mahatma Gandhi. Con sus huelgas de hambre a lo largo de diecisiete años, logró la independencia de la India, que se encontraba bajo el dominio británico. Persona pacifista, sin embargo, había una cosa que aún odiaba más; la cobardía. Según sus palabras “La mejor virtud es la no violencia. El peor vicio la cobardía” o esta otra “Cuando la única salida es entre la violencia o la cobardía os recomiendo la violencia” Mucha gente lo tiene como un santo, no es cierto, era un luchador por la independía de su país.
- El militante del IRA Bobby Sands. Miembro electo del parlamento británico que nunca llegó a ocupar su cargo, murió por una huelga de hambre en prisión. Por una eliminación de una ley “Special Cathegory Statusfueron considerados criminales comunes, él quería que se reconociera su estatus de presos políticos para él y todos los republicanos.

Hoy nos encontramos con cuatro políticos catalanes en huelga de hambre, J.Sanchez, J. Turull, J. Forn, J. Rull. También presos políticos, no considerados como tales. Sin embargo, su protesta se basa en la denuncia hacia el TC, por bloqueo de sus recursos de ampara presentados, y que retienen para que no tengan acceso al tribunal de derechos humanos en Europa.

Espero que esta medida tenga el movimiento deseado por parte del TC, y que la salud de todos ellos, no se vea perjudicada.

Tessa Barlo 












 


jueves, 8 de noviembre de 2018

Un año después del 1-O


Después del 1-O del año pasado, todos los ciudadanos de Catalunya, tanto los independentistas como los que no lo son, piensan que, a partir de esta fecha, nada es igual, hay un antes y un después.  Pero para los independentistas fue una lección de cooperación, fueron conscientes de su fuerza y una demostración de su voluntad de ser, ante la fuerza más brutal y cruel vividas en décadas, en una supuesta democracia. Fue una unión de las personas, no de partidos, simplemente el pueblo llano unido.
También los hizo visibles a una Europa encerrada en sí misma, y que, por primera vez en años, no podía mirar para otro lado.

Todos los que defendimos nuestros colegios, nuestras urnas y nuestros votos, lo hicimos poniendo nuestro cuerpo por delante por la convicción de que era un referéndum vinculante para la república, eso nos dijeron, así nos lo explicaron.

Entonces, ¿cuánta violencia necesita Europa para que se pronuncie?, ¿cuánta injusticia por parte del Estado Español necesitan para parar a los que ejercen el poder judicial, ante su venganza propia por los políticos escogidos democráticamente por la ciudadanía catalana?

Después de un año el pueblo debe ser el único que lo tiene claro, porque nuestros dirigentes políticos dan la sensación de que van muy perdidos. Lo dijimos hace un año y lo repetimos ahora, deben estar a la altura del pueblo y quien no quiera o tenga miedo, que dimita. No demos juego a las palabras de Aznar que dijo “Antes se romperá la unidad de Catalunya que la de España”

Por tanto, ¿qué ruta va a seguir el gobierno catalán? Podría no acatar las sentencias que lleguen desde Madrid. Bloquear el territorio hasta la libertad de los presos políticos. Tenemos una mayoría republicana, que se note gobernando para la república.
En definitiva, volvamos a los valores del 1-O para esta vez si hacer efectiva lo que los ciudadanos votamos en mayoría; La República.

Tessa Barlo