Di la tuya, todos tenemos opiniones

jueves, 8 de julio de 2010

La nueva forma de entrevistar.

Siempre he creído que entrevistar a un personaje no es tarea fácil, una buena entrevista pasa por preparar las preguntar y el hacerlo requiera información sobre el personaje, su obra o el motivo por el que se le entrevista.
A través de la televisión las he visto excelentes, tanto que al finalizar las mismas me ha dado la impresión de conocer al personaje entrevistado de toda la vida y no tanto por sus amores, secretos y demás “morbos” sino por su carácter, temperamento, obras y su forma de relacionarse con los demás.


Sin querer entrar en personajillos que hoy entrevistan como si de famosos se trataran por aportar “algo” a la sociedad, cuando en realidad no aportan nada excepto “chismes”, que ni son noticias del corazón, aunque pretendan disfrazarlo de serlo. Pero lo verdaderamente alarmante y poco profesional, es que tanto al personajillo como al personaje se le trate de la misma manera y la forma de entrevistar es la misma.
Los llamados periodistas, hacen un exceso de preguntas, demasiado largas, tanto que hasta el entrevistado se pierde sin saber que le preguntan, yo desde casa tampoco y sin relación unas con otras en espacio y tiempo, en fin, el resultado de las preguntas, da la sensación de que van improvisando sin orden. Después viene el segundo problema, estos mismos periodistas que han estado en la pregunta un tiempo interminable, cuando el invitado contesta, lo interrumpen constantemente, sin que pueda contestar con holgura ninguna pregunta. No escuchan las respuestas estoy convencida, porque se pierden muchos detalles importantes y no matizan en éstos, porque ya tienen en mente y atacando con la siguiente.

Desde el sofa de mi casa me sale el grito: ¡Cállate oño! deja que se explique que a mí si me interesa lo que está contando. ¿Que a vosotros como periodistas no os interesa? pues a la gente desde sus casas si nos interesa. Dejad contestad a los invitados de una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario