Di la tuya, todos tenemos opiniones

domingo, 25 de julio de 2010

Nuestro presidente ZP sufre del sindrome de Poliana

El síndrome de Poliana consiste en percibir, recordar y comunicar de forma selectiva sólo aquellos aspectos positivos de las situaciones, ignorando aquellos negativos o problemáticos. Si pasa algo negativo, este evento es interpretado y relegado de forma optimista. Se tiene la convicción arraigada que todo irá bien en el futuro, que cada problema se resolverá y cada dificultad se superará. La creencia final es que es posible crear un paraíso terrenal. Esta selectividad unidireccional, excesivamente optimista, conduce a una distorsión sistemática de la realidad ya una interpretación ingenua de las situaciones. Quien sufre el síndrome de Poliana rechaza considerar la complejidad de las cosas y las dificultades que debe afrontar, y acaba convirtiéndose en un inadaptado.

Efecto Poliana: No ver nada malo en nada, ni en nadie, ni ser capaz en consecuencia de anticipar problemas y cuando llega el caso de resolverlos

¿Que es ser positivo? Una definición académica dirá que el optimismo, es la propensión a mirar y juzgar las cosas en su aspecto más favorable. En la práctica, es una forma de vivir y de afrontar los problemas y altibajos, con un enfoque positivo, en la certeza de que todo puede mejorar. Puede afirmarse también, que el optimismo es la capacidad de percibir e interpretar la realidad externa, con una visión clara y objetiva, concentrándose en los aspectos que pueden ser de provecho. Las últimas tendencias en psicología, se orientan a considerar este rasgo personal, como una de las fortalezas sobre las que se sustenta el ser humano, no solo para resolver sus conflictos, sino también, para desarrollar todo su potencial.

El exceso de optimismo lleva a la soberbia y a la vanidad (o al revés) y, en muchas ocasiones, a ser rehenes de nuestras propias emociones y ambiciones, despreciando una gestión racional y prudente de los riesgos.

Negación de la realidad

El término negación psicótica se emplea cuando hay una total afectación de la capacidad para captar la realidad


No hay nada más ridículo que ser feliz por decreto. (V.Frankel).
Ver el lado bueno de las cosas sin negar el lado malo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario