Di la tuya, todos tenemos opiniones

viernes, 14 de enero de 2011

Contra la ley del tábaco

Yo no fumo desde hace cuatro años, fue por decisión propia y porque quise, si me hubiera sentido coaccionada u obligada tal vez no lo hubiera dejado, ¿por rebeldía?..No, porque estoy harta de prohibiciones, normas que se creen con derecho a pensar por mí y a tomar decisiones por mí. Estoy harta de la poca coherencia en la política. Si tan malo es el tabaco, y si es verdad que nos mata, entonces el gobierno está participando de un asesinato colectivo y no sólo eso, sino que encima cobra y se beneficia. Sean coherentes, ¿mata? pues prohíbanlo como las drogas.

Y que al gobierno esté tan obsesionado con el tabaco, me da que pensar en cortinas de humo. A mi me preocupa el paro, las personas sin casa van en aumento, los ancianos que no sobreviven, que dejaron de vivir hace mucho, porque sus pensiones son míseras, esperanza del futuro es nula y a todas las edades porque tenemos políticos mediocres, sindicatos inexistentes y estamos solos ante tanta injusticia. Y si hablamos de vicios, me preocupa los botellones, menores bebiendo, menores con comas etílicos y personas con hígados destrozados que también pagamos todos de la seguridad social y que parece ser que eso no importa. ¿Cuántos accidentes con muertes provoca el alcohol? ¡Ya está bien! creo que es más grave que encender un cigarro después de una comida o después de un café.

Con Franco teníamos las dos Españas, con Zapatero tenemos las dos razas, las fumadoras y las que no fuman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario