Di la tuya, todos tenemos opiniones

miércoles, 17 de agosto de 2011

Los ruidos y las terrazas


Las terrazas forman parte, sobre todo en verano, de nuestro entorno, de la decoración de pueblos y ciudades, ni que decir de la costa, son tan importantes como la misma playa.


Pero también son el problema del ruido que generan, que si bien de día es tolerable al llegar la noche se hace inaguantable. Los vecinos quieren descansar y los que están de fiesta no quieren dejar de estarlo; falta convivencia. Con la nueva ley del tabaco esos excesos de ruido se han visto incrementados, porque ahora las terrazas están más llenas que nunca, nadie busca el aire acondicionado interior si no puede fumar, todos a la calle, pero también en cualquier bar o local de entretenimiento. Se sale a la calle a fumar, lo que comporta hacer corrillos, riendo, gritando y los vecinos sin dormir.


La solución únicamente esta en los ayuntamientos que son los que tienen potestad para aplicar las ordenanzas sobre los horarios de los establecimientos. Queda muy bien abogar por la “educación” del ciudadano haciéndole ver que no “grite”. Hablar con los propietarios para que conciencien a sus clientes, tonterías y bobadas que no solucionan nada. La única solución es por la ley, porque si yo en mi casa no puedo montar una fiesta hasta la madrugada, me instan a tener el TV. en nivel normal, etc. para no molestar y convivir con los vecinos, que pasa, que lo de los bares, restaurantes y otros ¿no se le aplica la misma ley?


Es obligación de la guardia urbana, no mirar para otro lado. El ayuntamiento que es trabajador nuestro y se debe a sus ciudadanos, mirar también nuestras necesidades, que los “a pie” también pagamos nuestros impuestos y, como última instancia si el ayuntamiento es incapaz de solucionar los problemas de su pueblo o ciudad, que lo hagan los políticos, que los derechos y beneficios de los hosteleros no estén por encima de los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario