Di la tuya, todos tenemos opiniones

sábado, 23 de marzo de 2013

Sr. Duran la gran decepción


Las últimas palabras de Duran me parecen perversas, por agraviar gratuitamente el acuerdo CIU-ERC. Por intentar desviar el camino al Sr. Más, le diría: "Tenga cuidado no le claven un puñal y de una persona amiga" El Sr. Duran sabe muy bien que es ahora o nunca y tal vez porque no quiere renunciar a un cargo de ministro que se rumorea le ofrecieron en su día por parte del PP, si reconducía a Catalunya por el camino de "españolizarse" y olvidara su soberanismo.

Es normal la diferencia entre partidos y ponerse de acuerdo o buscar acuerdos se le llama política. El Sr. Duran olvida que este proceso no es de los partidos, sino de la voluntad del pueblo. Y que precisamente esa voluntad se ve reflejada en el parlamento, por eso son mayoritarios los escaños por el derecho a decidir, y también, por el estado propio.

La lectura en Madrid es diferente, además tampoco lo quieren entender porque no les interesa en absoluto el proceso iniciado por Catalunya. Por eso, el chantaje económico al que nos somete, y ponen todos los palos a las ruedas para que el gobierno catalán cambie de opinión. Ellos saben y se han guardado bien que así sea, de que hoy por hoy dependemos de los recursos del estado, ya que todas las iniciativas que el gobierno catalán ha empezado para recaudar fondos propios, no nos lo han permitido. Bajo el agua y apretándonos la cabeza, solo nos dejan respirar un poco para no matarnos, hasta que renunciamos a ser lo que somos y que una gran mayoría de los catalanes quiere ser y así lo han dicho las urnas.

También el enemigo está dentro de casa, lobis como el que preside el Sr. Fainé o el Sr. Lara están en contra del proceso y así lo han manifestado públicamente. Es un choque de trenes inevitable entre la legalidad española y la legalidad catalana.

Pero lo más vergonzoso de todo es el silencio sepulcral del que dice ser presidente de España, el Sr. Rajoy. Este hombre no tiene capacidad para asumir los problemas de España, mucho menos para asumir la realidad catalana. Es un fracaso.

Catalunya durante más de treinta años ha intentado casar, ayudar y regenerar España y solo hemos recibido "bofetadas", insultos y menosprecio. Miedo me da pensar quedarme en España, la España del libro "la Regenta", no gracias. Catalunya nada tiene en común con esa España.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario