Di la tuya, todos tenemos opiniones

sábado, 15 de noviembre de 2014

La querella contra el president Mas


     Mucho se habla de que la política se ha judicializado y los hechos demuestran que es verdad.

 

     Una vez más, después del domingo 9n, donde los catalanes fuimos a una participación voluntaria a las urnas, el gobierno español, en lugar de mirar el "problema" en clave política, lo resuelve, enviando a la fiscalía del estado un escrito, para que proceda a una querella contra el presidente Mas por desacato. Dudo que haya querella en contra del Presidente Mas, no hay base jurídica y así lo testifican los profesionales de este ramo. Creo que por parte del Sr. Rajoy hay una aversión personal, no como representante de un partido catalán, no tanto porque sea presidente de la Generalitat catalana, sino que es algo en contra de su persona. Quiere destruirlo como sujeto, no como rival político.

 

     Rajoy en estos momentos, se encuentra en una posición delicada dentro de su partido, lo culpabilizan de qué el 9n se haya realizado. Según sus detractores, jamás hubiera tenido que consentir tal consulta, utilizando para ello, cualquier instrumento para impedirlo, incluso en las condiciones que se ha hecho. Su cabeza cuelga de un hilo, y si la querella llega al fin que espera, o sea, la sustitución de Sr. Mas, mataría dos pájaros de un tiro. Quedar bien ante los suyos y su venganza personal; humillarlo.

 

     Pero mucho me temo que esta querella no prosperará, sus amenazas son leña para el fuego del independentismo que crece y crece cuanto más habla. Además, ¿de qué negociación está hablando? Seamos claros, políticamente está muerto o muy débil, no está capacitado para negociar nada. Y otra vez nos vamos a la salida fácil de la justicia, porque como he dicho si gana, cree que saldrá reforzado políticamente.

 

     Por otra parte, el PP catalán mete la pata, cuando Alicia Sánchez Camacho adelanta lo que la fiscalía piensa hacer. Error monumental, que crispa más a todo el personal del PP. El mundo jurista se posiciona en declaraciones por televisión, quejándose por les presiones que reciben del PP, este hecho acentúa su credibilidad casi nula, incluso para los juristas que están hartos. La imagen del partido como el presidente del gobierno español, el Sr. Mariano Rajoy, lo que está demostrando es una incapacidad total de hacer política, delante de su propio partido, delante de los ciudadanos e incluso internacionalmente, que también ven a un presidente débil incapaz de sentarse a dialogar como cualquier demócrata haría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario