Di la tuya, todos tenemos opiniones

sábado, 10 de enero de 2015

ESCANDALO EN LA IGLESIA




Una vez más hemos tenido que asistir a una nueva ola de curas pederastas.

 

La Iglesia de Granada, como nos tiene acostumbrados, era conocedora de los abusos por parte de algunos curas y miró para otro lado. Tuvo que ser la víctima, un niño, quien envió la denuncia al vaticano para que estos despreciables hechos salieran a la luz.

 

El arzobispado de Granada es conocido por un libro que publicó hace unos meses con el título "Cásate y sé sumisa", libro que levantó muchas ampollas en diferentes entornos de la sociedad. Estos señores con sotana se creen impugnes, el hermetismo que siempre ha prevalido a todas sus culpas, han amparado muchos hechos innobles. La jerarquía eclesiástica es de constitución piramidal, donde el cabeza es el Papa. Éste ha denunciado públicamente los actos de Granada, consumados por tres curas y un profesor de religión. Por eso, han aflorado y por eso han sido publicados. Al episcopado español le cuesta mucho cambiar de mentalidad y nos han ofrecido un teatro patético, como lo es, unos curas tirados en el suelo, pidiendo perdón. No es suficiente.

 

Si la Iglesia quiere radicar estas repugnantes conductas, solo hay un camino; la justicia. Pero no la celestial que ésta nos llegará a todos según creencias, me refiero a la justicia penal, que sean juzgados y castigados como cualquier delincuente pederasta. Entiendo que todos los cambios necesitan su tiempo, pero extirpar de la iglesia a estos indeseables debería ser una prioridad. Ni una concesión más, ni un menor más, niño o niña que se vean en una situación de desprotección total, ante unos desalmados que se aprovechan de su estatus de poder.

 

Y no nos olvidemos de los feligreses, ellos deberían entrar en las iglesias protestar y exigir un cambio dentro de ella. La Iglesia es de todos, y también deben decidir qué clase de sacerdotes o guías espirituales quieren. Quien calla otorga.

 

Tessa Barlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario