Di la tuya, todos tenemos opiniones

sábado, 16 de mayo de 2015

La corrupción y su influencia en las elecciones

 
 
En los últimos tiempos la palabra "corrupción" forma parte de nuestro lenguaje. Se nos ha acercado, como alguien conocido, a través de los medios de comunicación por diversos medios, lugares y por diferentes protagonistas. Algunos de estos personajes viven cerca, otros más lejos, pero todos se han adentrado en nuestras vidas haciéndonos participes que vivían muy bien a costa nuestra. La corrupción era su amiga. Una amiga oculta como se ocultan a las amantes, pero que en lugar de pagar; cobraban y lo hacían con distintos métodos. La escala de colores se ha quedado un poco corta con los básicos del arco iris, con tanta variación existente a la hora de quedarse con dinero ajeno; negro, cajas B o C y una larga lista.
Nos hemos escandalizado, enfadado e incluso incrédulos "no puede ser" pero lo cierto es que hay tanto y tan variado que también nos hemos acostumbrado. O tal vez tampoco sea eso, sino que los ciudadanos tienen la percepción de que no se salva nadie de meter dinero en la caja, todos los hacen. Por tanto, a la hora de unas elecciones, se digan a sí mismos: "Más vale malo conocido que bueno por conocer" Porque lo que se nos presenta nuevo tampoco son creíbles y el libro "El mundo en el país de las maravillas" se recomienda a niños de corta edad. Y con los problemas que hay no estamos para conejos, ni mundos a través del espejo.
El problema que estamos viviendo con la corrupción, es que forma parte de una manera de hacer política, una normalidad establecida de vivir, que todos vemos normal. Y que todos o casi todos en la medida que podemos, aceptamos parte de nuestra nómina en negro, facturas donde una parte es en negro, etc.
 
Está en nuestro ADN esa forma de ser en una gran mayoría, aunque se niegue. Por eso, a la hora de votar no se castiga, y cada cual sigue votando aquel que considera; son de los nuestros.
Tessa Barlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario